Huye lo más pronto posible.

Todos sabemos nuestros puntos, cuándo estamos bien, cuando estamos mal… cuando sabemos que si das un pasito más todo va a valer madre.

Siempre es bueno tener un pie en la tierra por si el barco se te hunde, no te hundas tú con él. Pero sabes que una vez que tienes el pie así de enganchado en el bote, en vez de correr a tierra firme, vas a dar el brinco al bote, porque ya no te puedes separar de él.

Y así es como pasa esto, lo conoces, sales con él, es un amor contigo, te enamoras, él te deja y te rompe el corazón y es que esa es la peor parte, cuando estás justo en el punto medio en el que si le sigues por donde vas, te va a destrozar cuando se vaya, que obviamente esperas que jamás lo haga, pero se vuelve factible y latente el problema de que ahora qué serás si no estás con él. Por qué no sólo te puedes quedar en la etapa de jugarretas, de que todo es bonito y ya, no te adentras en algo más profundo, en realmente sentir, que te importe.

Pues ya se pasó el punto de retorno, cualquier cosa que pase de aquí en delante o me vuelve loca o me destroza por completo. Me dan ganas de no seguir, pero me dan menos ganas aún de no sentir.

Anuncios

Pero combinación jamás: En finales y enamorada.

No puedo decir que es del todo malo, llevo 4 largos y gloriosos días completamente feliz.

Precisamente ese es el problema, debería de estar estudiando, viendo cómo demonios pasar esta materia, y es que la ingeniería nunca fue fácil, pero estar enamorada me quita una gran parte de mi tiempo y sobre todo mi concentración. Quizá no debería pensar así, pero prefiero mil veces estar con alguien que me llene y tener satisfecha esa parte de mi vida -que no he tenido plena desde hace tanto tiempo- que tener un 100 en las materias.

El hallazgo más importante de todo esto es que creía que -ese- otro chico del cual estaba loca e irrefutablemente enamorada (un amor no correspondido cabe mencionar), jamás se me iba a salir del corazón, bueno, del cerebro, porque ya saben que es él el que libera todos esos químicos que me hacen andar como tarada por alguien que no me valora. Pero conocí a éste otro chico hace poco más de 6 meses, que hasta hace un par de semanas él creía que yo seguía con mi ex-novio, que gracias a Dios decidió preguntármelo. Apenas lo empiezo a conocer, pero ahora sé con certeza que si hay personas tan “completas” y que encima de todo… me corresponde.

Las indirectas se volvieron cada vez más directas, de repente hacia unas caras como de pirata, pero claramente eran de ganas abstenidas de estar conmigo (o al menos, las mujeres locas como yo así lo interpretamos), yo regresaba cada vez más feliz de cuando iba a requerir algún trabajo suyo, la sonrisa no se me quitaba de la cara por horas. Incluso un día “peleamos” por 2 horas, me puso su voz seria, y es que él tiene una de esas voces que pueden hacerte derretir con una sola sílaba o provocarte el llanto en menos de dos frases. Realmente sus intenciones no eran malas, sólo quería que me diera cuenta que ningún problema era demasiado grande como para sacrificar mi sonrisa, pero pues él no me conoce y me sentí atacada por un extraño -que tenía razón-. Pero no pasó a más, un par de horas transcurrieron y volví con él, hablé un poco más tranquila y le pedí que jamás me hablara en ese tono por el amor de Dios, porque me llegaba demasiado.

Y los días transcurrieron, hasta que tomé sus indirectas y las volví realidad: lo invité a salir. Aunque en realidad no salimos a ningún lado… lo invité a mi casa. Quizá era un poco fuerte para una primera cita, pero por alguna extraña razón confío mucho en él y pues él no tenía dinero y yo tampoco (ja!). Un par de cervezas, unas papas a la francesas y su increíble compañía fueron suficiente para que lo único que nos hiciera falta fuera más noche.

Me gustaría poder elegir mi momento predilecto de la noche, pero es prácticamente imposible: los nervios que me mataban por dentro antes de que llegara, porque no eran mariposas, eran como elefantes asustados en estampida,  escuchaba un coche llegar, veía una luz pasar y mi corazón se saltaba un latido, me cambiaba el cabello de lugar, me cambié de blusa tres veces y obviamente limpié la casa como si fuese a venir la reina de Inglaterra; cuando estaba poniendo música y le pregunté que qué quería escuchar y su respuesta fue: “a ti”, qué respuesta tan más perfecta; cuando me besó en la frente; o cuando viví mi momento cliché estilo película romántica: puse la canción de M83, “Wait” él iba bajando las escaleras, se acercó un poco, yo me acerqué un poco más, nuestros labios se quedaron a unos 7 milímetros de distancia, sentía su respiración, el calor de su piel, mis brazos rodearon su cuello, los suyos mi cintura y justo cuando la canción entró en el climax, me besó.

Mazamitla

In response to The Daily Post’s writing prompt: “Moved to Tears.”
Please, forgive my English, it’s not my native language.

maza

I was pretty exited, my “boyfriend” – I should just call him my significant other – decided to take me to Mazamitla because of my birthday, a little town placed in the sierra where you rent a cottage and all you do is enjoy nature… and getting drunk and passed out in the middle of the forest.

I had to work until 2 am the day before so I could ask the Friday off, obviously I was super tired cause even after I arrived home I had to pack all my things up.
He arrived no so early, but I was dying and tried to sleep in the car, but I couldn’t cause all of my sleep disorders. I was just lying there when we saw a family with their car broken down, we returned and took one of them to the nearest town so she could go for a mechanical. But it turned out “the closest town” (which was the one he chose), wasn’t that close, we made 45 minutes on our way there. But we felt really happy about helping others.
We arrived around 3 pm, we unpacked and went downtown to get something to eat and then buy all the things we were going to need for the carne asada. The restaurant was very fancy, but the company -as always- was boring and plane.
He said I wouldn’t do a thing all weekend, he was going to pamper me, and guess what? I ended up buying all the veggies, unfreeze the meat, make the sauces and the guacamole, and pretty much everything. By the time we sat to dinner, I was dead, and the worst part it was barely 8 pm.
When you go to this kind of places your expectation are: have a lot of fun, have a great meal, drink, dance until you can’t lift four feet and have sex, tons of sex. I could say, the meal wan’t bad, we started drinking some wine and then some whisky, I started feeling alive again and I started dancing, I wanted he dancing with me, but he was tired and he doesn’t really likes to.
I started feeling grumpy so he lighted up the hearth so I would be more entertained, but he fell asleep on the couch, mouth open after 30 minutes.
What was I left to do? I wanted to have a good time, if not party, at least have a nice talk drinking wine in front of the fire. I started feeling depressed, I was with a guy who didn’t make me happy, who wan’t smart, who didn’t like to dance, who wouldn’t have sex with me at the end of the day.
But that wan’t the worst, the worst was that I knew a men that had practically everything I looked for, we had some strong chemistry, we had philosophical and political conversations, we loved dancing, but just a couple weeks before my birthday, he announced on Facebook he had a “domestic relationship”.
Picture that, you wake up one day feeling you’ll have a great day and then out of nothing, you see a post with +125 likes telling he had a girlfriend, a girlfriend who (in case you haven’t noticed) it wasn’t you. All the moments you lived with him and all the hope you had about getting something serious when he was ready was now dead, cold blooded dead.
What else was I going to do? I was in a dreamed trip with someone who wan’t him, heart broken and unsupervised. Shakira’s old songs started playing, all those love songs I wish I could have dedicated to him, I started crying, loving and hating him at the same time right beside my drooling-sleeping-boyfriend for four years.
Fortunately, my SO kinda woke up and went to bed, but all the Adele’s post break up songs remained there with me while I singed along, crying my heart out. I drank two bottles of wine all by myself up to 4 am, and finally, when the flames were extinct and there was no drop of wine left in the bottles, I went to sleep with my swollen eyes and my heart torn.

Inservible

Siempre eliges el peor día para aparecer, no importa si es realmente o en mis sueños, sin importar que haga, indirectamente pienso en ti, si estarás, si te acordarás, si pensarás aunque sea un poquito en mi.

Y obviamente hago lo peor, checo tu facebook como esperando a que mágicamente seas infeliz sin mí, y puedo yo correr a ayudarte a que me ayudes y llenes el vacío que hace más de 6 meses dejaste en mi.

La verdad es que no, sólo entre a su perfil porque noté que no le había dado like a mi foto de perfil, aún siento la necesidad de su aprobación… de su presencia, Esperaba que ya me hubiera borrado de facebook, que por algo le haya contado a su nueva novia de lo importante que fui en su vida y que ella haya demandado que me quitara de facebook. Pero no, si bien dicen que lo contrario al amor no es el odio, sino la indiferencia.

Aún teniendo un par de probabilidades en el ámbito amoroso, después de él te sientes como incompleta, inservible, como si esa persona se haya llevado algo indispensable de ti y ya no puedes funcionar, ni tu sola, mucho menos con una pareja. Y de repente te cuestionas todo, si eres muy extrovertida, si a él le gustaría que fuera más niña buena, quizá soy muy atrevida, quizá no sabe que le gusto y debería demostrarselo…

Por más confianza que parezca tener, me dejaste sin nada, siento que si no fui lo suficientemente buena para ti, no lo seré para nadie.

No me queda más que llegue alguien que se enamore estúpidamente de mi, y yo de él, para olvidar que ese horrendo capítulo de mi vida existió.(Y que pase mi materia para la cual tu fantasma no me ha dejado estudiar). Ja…

Besos en la pared

Jamás me había dado cuenta de lo fuerte que es el subconsciente (¿Inconsciente?), o al menos no de una forma tan tangible. Sabía que las personas que conoces te marcan de por vida, ya sea de una forma tan sencilla, que apenas lo notamos, pero otras, realmente llegan y atropellan todo lo que eres y al momento que sales, tratas de seguir siendo tú mismo pero no lo eres, es imposible.

Yo no lo noté hasta hoy, cuando vi el recién pintado color de mi cuarto, y me abofeteó tan fuerte, que ni siquiera podía creer que yo misma hubiera elegido ese tono. Puede sonar algo sumamente tonto, pero imagina compra un par de tonos en verde que tanto habías planeado y de repente despertar al día siguiente y decir: “LO ODIO, LO ODIO, LO ODIO!”. Pues no había logrado entender ese sentimiento tan fuerte, que incluso me hizo cambiar de cuarto, hasta hoy.

Era el mismo color que llevaba besos sobre la cabecera… un recuerdo tan hiriente que fue suprimido en lo más profundo de mi ser, pero como toda relación amor – odio, terminé pintando mis cuatro paredes de su recuerdo. Él mi todo, yo su nada, y bastó con despertar un día en su cama y mirar al techo para arrepentirme de todo lo que estuve a punto de hacer.

Yo amándolo tanto y la pared tan deliberadamente restregándome en la cara que yo sólo sería una más en las huellas de su cama… otro beso en la pared.